Incentivar en los niños de uno a seis años el deseo por aprender, investigar, descubrir y transformar el mundo que los rodea desarrollando las competencias y habilidades necesarias para ser un individuo integral.

En cuanto al aprendizaje se enfatiza en la adquisición del conocimiento a través del juego, elementos artísticos y manuales, la iniciación al bilingüismo y en la interacción con los otros, propiciando una madurez que les permita la adquisición de aprendizajes más complejos y el fortalecimiento de los valores como fundamentos básicos para el comienzo de una educación formal en un trabajo conjunto con los padres de familia.

Todo esto a través de la implementación de nuevas metodologías como el trabajo por rincones, talleres y proyectos pedagógicos de aula que permiten integrar todas las dimensiones del ser humano y a través de los cuales propiciamos que los niños y las niñas adquieran el conocimiento de una manera más divertida y con significado para ellos mientras desarrollamos procesos como la observación, la experimentación, la construcción de sus ideas, el análisis crítico acerca de problemas sociales, el diseño de acciones de cambio, llevando a las niñas y niños no sólo a saber investigar sino también a saber actuar como ciudadanos más cultos, críticos y participativos.