A los niños les encanta explorar, conocer y descubrir cada detalle que forma el mundo que los rodea; es por esto que los adultos que los acompañamos debemos brindarles el tiempo, el espacio y los implementos para que su interés crezca cada día más.