Procesos de alimentación

Cuando los niños y niñas llegan al jardín, no solo se encuentran con nuevas experiencias sociales, motrices y cognitivas; también se encuentran con la experiencia de probar nuevos sabores en los alimentos que se proporcionan fuera del contexto familiar.

Este momento es de suma importancia pues les permite a los niños no solo degustar nuevos sabores, sino también encontrar diferentes temperaturas, consistencias y texturas, de la mano de una alimentación saludable enriquecida y divertida, siendo un nuevo espacio de formación de hábitos saludables en la que, al utilizar sus dientes, lengua y músculos, fortalecen procesos de masticación, deglución y articulación.  

Es por esto que en el Jardín infantil Stanford buscamos que los niños y niñas tengan un momento ameno de alimentación balanceada, organizada por nuestra nutricionista, quien tiene en cuenta la edad de cada uno de ellos para proporcionar las porciones y alimentos adecuados que  aportarán en su crecimiento armónico.